lunes, 1 de diciembre de 2014

LAS METÁFORAS EN PSICOLOGIA

La Real Academia define metáfora como: “Aplicación de una palabra o de una expresión a un objeto o a un concepto, al cual no denota literalmente, con el fin de sugerir una comparación (con otro objeto o concepto) y facilitar su comprensión”.


 Ver LAS METÁFORAS EN PSICOLOGIA
Las metáforas son ideas e imágenes que se comparan con alguna otra cosa y transmiten un mensaje en forma de cuento, historia o fábula. Se asocian más a la literatura que a la ciencia, pero en realidad son una herramienta habitual en algunas corrientes psicológicas. Esto se debe a que las metáforas aportan una nueva forma de contemplar un problema, fomentando la imaginación y la creatividad, lo que puede facilitar un nuevo enfoque, una mayor comprensión y un posible camino para encontrar soluciones. En terapia, hace al cliente más activo, permite analizar los conflictos con más distancia, facilita el contacto y la expresión de emociones, y ayuda a la transmisión de competencias y experiencias sin provocar resistencias. Además son fáciles de entender y recordar.



El uso de las METÁFORAS en TERAPIA PSICOLOGICAS
  La metáfora sustituye con gran ventaja a las sugerencias, consejos y tareas que propone el terapeuta al paciente.
 Una metáfora terapéutica logra cambios en el entendimiento del paciente de su problema y sugiere soluciones adecuadas sin imponerle tareas ni reglas de comportamiento

Las metáforas en la terapia de aceptación y compromiso

El empleo de metáforas en la terapia psicológica está muy establecido en terapias humanistas y psicodinámicas (Queraltó, 2006). Aunque se empleaba corrientemente en la terapia cognitivo conductual, solamente se le ha dado una importancia primordial en la tercera generación de esta terapia y más en concreto en la terapia de aceptación y compromiso. En esta página se presenta qué son las metáforas, cómo se convierten en terapéuticas y qué condiciones tienen que tener para ser eficaces. Se sugieren algunos pasos para crearlas. Se presenta una visión de la metáfora desde la teoría de los marcos relacionales, lo que permite afianzar y clarificar la base científica de su utilización terapéutica.

Dr. José Antonio García Higuera  Miembro del equipo de Psicoterapeutas.com

 Leer todo el artículo en ....http://www.aceptacion.es/
 Un ejemplo de Metáfora:
La metáfora de la gárgola:  “Imagínate que te sientes desanimado, triste,… y un día te das cuenta de que llevas una gárgola en tu hombro. Como las gárgolas son de piedra, esta gárgola te pesa mucho, te hunde y te dificulta moverte para realizar cualquier tipo de actividad. Pero además, esta gárgola habla y te está susurrando constantemente al oído. Pero es fría, dura y no tiene corazón así que los mensajes que te da son siempre negativos, humillantes, te culpabiliza por todo. Si te encuentras mal, la gárgola te dice que te sentirás siempre así, y lo peor es que crees todo lo que te susurra y te hace sentir cada vez peor. Será imposible no escucharla, pero si aprendes a identificar cuáles son sus mensajes, sabrás que son opiniones de la gárgola, y dejarás de creer en ellos. La gárgola gritará más para convencerte, pero con el tiempo, si no se siente escuchada tal vez se marche de tu hombro.”


  Artículo de PAPELES DEL PSICOLOGO en pdf


LAS METÁFORAS EN LA PSICOLOGÍA COGNITIVO-CONDUCTUAL

Jenny Moix Queraltó Universidad Autónoma de Barcelona




"Otro ejemplo elegido es una metáfora muy empleada en la terapia de aceptación y compromiso (Wilson y Luciano, 2002). Esto es, se trata de una metáfora “terapéutica” .
Dos mujeres se encontraban en su despacho compartido trabajando con sus respectivos ordenadores. A una de las mujeres mientras estaba escribiendo, le empezaron a aparecer mensajes en la pantalla de su ordenador. Mensajes que decían “nunca solucionarás tu problema” “eres una inútil” “la gente te ve mal” . Cuando leyó es tos mensajes empezó a creérselos y a angustiarse, a sufrir terriblemente ¡¡¡Parecían tan ciertos!!! Entonces intentó borrarlos de la pantalla, pero no pudo. Así que continuó trabajando. De vez en cuando, volvían a aparecer pero como ella sabía que no podía eliminarlos, no intentó hacer nada y siguió trabajando. A pesar de los men sajes que a veces aparecían y le hacían sufrir, la mujer disfrutaba y se sentía bien consigo misma porque su trabajo estaba quedando tal y como ella quería.



A la otra mujer, le empezó a suceder lo mismo.Empezaron a aparecerle los mismos mensajes que a su compañera: “nunca solucionarás tu problema””eres una inútil”... Entonces intentó

eliminarlos, pero no lo conseguía. Sufría muchísimo porque estaba totalmente convencida de que los mensajes eran ciertos. Y además sufría porque no conseguía eliminarlos. Así que dejó de trabajar para pensar qué métodos podía em plear para eliminar los mensajes. Estaba segura de que si no los borraba no podría continuar trabajando. Así que empezó a probar un método tras otro, pero no conseguía nada. Los mensajes seguían allí. Miraba a su compañera con rabia porque la veía trabajando e incluso parecía que estuviera disfrutando con su trabajo. Pensó que su compañera podía trabajar porque no recibía los mismos mensajes que ella. Así que siguió en su empeño por eliminarlos. Su sufrimiento iba en aumento: cada vez tenía más mensajes negativos, fracasaba en todos sus in tentos por eliminarlos y encima no avanzaba en su trabajo. Se quedó encallada en esta situación.”


Visita también...
http://www.psico-system.com/2012/11/el-empleo-de-metaforas-en-psicoterapia.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario