jueves, 14 de septiembre de 2017

CUENTOTERAPIA: RECÉTAME UN CUENTO

Interesante  artículo que  habla de los usos de los cuentos en educación infantil y  con personas adultas.
http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/salud/

Los personajes mágicos de las fábulas infantiles sirven a los expertos en la llamada cuentoterapia, para tratar problemas psicológicos y emocionales de pequeños y mayores.
Autora: Paz Gómez 03/05/2014


Necesitamos matar al dragón, vencer al lobo y ser princesas que liberan a príncipes en apuros. El dragón simboliza lo que no nos gusta de nosotros, los defectos que nos avergüenzan y torturan. El fiero lobo representa a las personas malas, esas que ahora se llaman tóxicas, que nos acechan en algún momento de nuestras vidas y a las que hay que saber identificar y esquivar. Una heroína que ayuda a un príncipe durmiente encarna la liberación femenina y la independencia emocional.

Todos nos podemos identificar con uno de estos personajes de cuento infantil si analizamos nuestros problemas emocionales. Es sencillo interiorizar sus valores, su simbolismo, y sentir que ese protagonista de una historia fantástica que nos devuelve a la infancia se asemeja mucho a nuestra versión adulta. Es un poder sanador que poseen las fábulas que nos contaban de niños y que la psicología ha convertido en terapia para tratar el alma herida de mayores y pequeños.

Cuentoterapia

Así se llama esta escuela terapéutica. Un término que acuñó hace más de 20 años Lorenzo Hernández Pallarés cuando trabajaba en una escuela infantil de Lorca (Murcia) con alumnos de 0 a 3 años. "Siempre me gustaron los cuentos, pero empecé en aquella época a analizar su capacidad para mejorar la salud mental ?recuerda este psicólogo?. Me dediqué a interpretar los relatos con diccionarios de símbolos, a archivarlos por temáticas y a organizar talleres de formación". Todo ese trabajo dio paso a una asociación de cuentoterapeutas (www.cuentoterapia.com) que ya suma cerca de 200 profesionales entre psicólogos, maestros, trabajadores sociales e incluso payasos de hospital de todo el país.

No todas las aventuras son válidas. Hernández Pallarés precisa que "deben ser cuentos maravillosos. Tienen que contener personajes mágicos y, como decía Tolkien, con un final eucatrastófico: un desenlace bueno para que el paciente sienta que hay solución al problema emocional que encarna el mago, el monstruo, el fantasma, el objeto fantástico o el protagonista que vive un acontecimiento mágico".

El fundador de esta escuela psicológica en España prefiere los cuentos populares españoles que le leía su abuela, como 'Blancaflor' o 'Estrellita de oro y rabo de burro', desplazados por las versiones edulcoradas que la factoría Disney ha realizado con los clásicos de los Hermanos Grimm y Hans Christian Andersen. "Las aventuras con virtudes terapéuticas son polisémicas, encierran muchos significados. Son como las muñecas rusas, las 'matrioskas': dentro de cada grupo de símbolos y de cada interpretación encontramos otra y otra".

El ejemplo idóneo es el cuento de 'Los Tres Cerditos'. "¿Por qué les gusta tanto a los niños esta historia? Se podría pensar que es porque pone en valor el esfuerzo del cerdito que hace su casa de ladrillo, pero hay un significado aún más relevante para los pequeños: se vence al lobo que encarna la agresión a la intimidad, que intenta entrar en sus casas y dañarles. Los pequeños sienten que su espacio no es respetado y se encuentran con lobos que deben saber identificar como tales y defenderse. Por eso aplauden instantáneamente cuando es derrotado. El lobo no puede acabar bailando con los protagonistas o sentado a la mesa de celebración. Eso es equívoco", explica María Valgo, psicóloga, cuentoterapeuta y autora del cuento 'Lo que puede llegar a ser' (Alfaqueque Ediciones).

A cualquier edad
El relato mágico infantil es capaz de derribar los muros que desarrollamos de adultos. Ana Ramos, una maestra de 26 años, llegó a la cuentoterapia porque su terapeuta se lo aconsejó. "Con la terapia convencional no acababa de abrirme, de avanzar. Y ahora estoy 'enganchada' y quiero ser formadora. Los cuentos logran que interiorices el problema sin darte cuenta. Al principio crees que la historia no va contigo y poco a poco la vas interiorizando. Se produce un autodescubrimiento".

La crueldad señala las emociones negativas
"Si la sociedad conociera la verdadera historia de la Sirenita, y no la versión almibarada de Disney, quizá no se afirmaría tan apresuradamente que los cuentos clásicos son machistas", lamenta Lorenzo Hernández Pallarés, fundador de la asociación de cuentoterapia. La protagonista que creó Andersen nunca se casa con el príncipe: él contrae matrimonio con otra y la Sirenita se suicida, convirtiéndose en espuma de mar. Pero el Sol la transforma en un espíritu y es acogida por las hijas del aire hasta la eternidad.

Una investigación del papel de la mujer en los cuentos realizada por profesores de Almería durante el curso 2000-2001 concluyó que los relatos tradicionales eran patrimonio femenino porque la literatura estaba en manos de los hombres y ellas inventaban y transmitían oralmente las historias mágicas. Además, en adaptaciones recientes, las protagonistas femeninas fueron sustituidas por héroes masculinos, como el caso de 'El príncipe durmiente', un cuento popular español en el que una chica valiente es quien lucha por rescatar a un joven. Y lo mismo ocurre con su supuesta crueldad: el asesinato, el castigo o el destierro sirven para identificar las emociones negativas y sus consecuencias, como defiende Hernández Pallarés.


Raquel Ruiz, maestra en el colegio de Educación Infantil de Murcia, está tan convencida de las virtudes de los cuentos en el desarrollo emocional de sus alumnos de 4 años que ha conseguido financiación para su proyecto. Escribió un cuento protagonizado por Verdi, un monstruo afable que emplea para que los pequeños superen el miedo a las bestias fantásticas de su imaginación. El resultado es que Verdi se ha convertido en una mascota que adoptan encantados por turnos.

Tambien te puede INTERESAR...

Los cuentacuentos, la narración oral y la cuentoterapia.

domingo, 18 de junio de 2017

Necesitamos cuentos para "despertar"


"Cuentos para caer en la cuenta" es el título de un curso sobre PSICOLOGIA de la Universidad Popular de Zaragoza. Los propósitos del mismo son:
1- Promover en los participantes el interés por las temáticas que son el objeto de la PSICOLOGÍA.
2-  Favorecer  un mayor AUTOCONOCIMIENTO PERSONAL  de los/las participantes a través de la reflexión y el análisis de textos sencillos: cuentos, metáforas y citas.




Con la lectura y el análisis de determinados cuentos se pretende facilitar el DARSE CUENTA  sobre aspectos sustanciales de la comprensión de uno mismo y de los demás. Se irán tratando algunos temas centrales de la  PSICOLOGIA tales como  LA IMPORTANCIA DEL AUTOCONOCIMIENTO, NECESIDAD DE CAMBIO Y SUPERACIÓN, LA AUTOESTIMA, CÓMO FUNCIONAN LAS EMOCIONES,  LAS ACTITUDES HACIA LOS DEMÁS, FORMAS DE COMUNICARSE,  QUÉ ES LA FELICIDAD, PENSAMIENTO Y OPTIMISMO,.....

Ejemplos de Cuentos para  tratar diferentes temas:

Cuentos que tratan de las EMOCIONES:
 Cuentos que hablan del CAMBIO



Visita en el propio  blog....

jueves, 17 de noviembre de 2016

El MIEDO, EL OSO Y LAS DELICIOSAS MORAS ( CUENTO TERAPEÚTICO)

Erase una vez una mujer que vivía con el MIEDO, había convivido con él desde que era pequeña y se había acostumbrado a su presencia a pesar de que él era muy desagradable, grande y fuerte, y que la mordía con unos terribles colmillos venenosos paralizando su corazón y debilitando sus músculos. Sin embargo esto no pasaba tan a menudo, solamente cuando ella hacía algo que a él le molestaba.

Un día la mujer decidió hacer algo novedoso, algo para ella misma... Al MIEDO no le agradó la idea y la mordió con más fuerza, pero a pesar de que el corazón de la mujer casi dejó de latir y sus músculos perdieron la fuerza, continuó luchando hasta que anocheció y la mujer cayó exhausta en el sueño. Cada mañana empezaba una nueva pelea, en la que el MIEDO siempre ganaba, hasta que un día la mujer logró derribarlo y sujetarlo para que no la mordiera; lucharon y lucharon, pero eventualmente la mordió.

La batalla continuó diariamente y la mujer siempre resultaba derrotada, pero poco a poco, con cada mordida sus músculos se fueron fortaleciendo y también fue descubriendo los trucos y los puntos débiles del MIEDO. Con el tiempo, por fin la mujer pudo sujetarlo en el suelo y ponerle el pie en la espalda. Entonces le dijo: “te he vencido, así que ahora vete” y el miedo desapareció.

A la mañana siguiente la mujer despertó feliz, pero cual no sería su sorpresa al ver al MIEDO sentado en una esquina del cuarto. “¿Qué haces aquí?, ¡YO te he vencido!” gritó ella. “Pero eso fue ayer... si quieres que me vaya tendrás que vencerme nuevamente hoy.”

Y las peleas continuaron, pero el MIEDO parecía que empequeñecía cada mañana y de pronto ella se dio cuenta que apenas le llegaba a la cintura. Entonces le dijo: ”Me voy a recoger moras al monte” y lo quitó de su camino de un empujón. Al estar recogiendo las moras se encontró de frente a un oso grande y hambriento que se enfureció y empezó a perseguirla; ella corría pero estaba convencida de que moriría pues el oso acortaba la distancia rápidamente.


Por fortuna esa mañana la mujer no había despedido al MIEDO, así que en ese momento estaba justo tras ella y la mordió. De inmediato su cuerpo ya entrenado produjo el antídoto: la medicina anti-miedo que le dio fuerza y aceleró su corazón. Sin soltar la canasta de moras y de la mano del MIEDO corrieron los dos hasta llegar a casa.

Esa tarde la mujer horneó un delicioso pastel de moras y para agradecerle al MIEDO lo invitó a cenar. Este se enfureció, no quería oír agradecimientos (en verdad no quería ver a la mujer lastimada) “¿En qué estabas pensando?” “¡Si me hubieras hecho caso no te habrías encontrado al oso!” y quiso reanudar la pelea, pero la mujer que estaba muy cansada por la carrera, solamente le contestó: “Pero tampoco tendría estas deliciosas moras.” Y satisfecha, se fue a dormir.

Volvieron a reanudar las peleas y el MIEDO fue haciéndose más pequeño, lo que la mujer quería era desaparecerlo para siempre. Cuando ya era muy pequeñito, la mujer tuvo otra idea, confeccionó un morralito y lo introdujo en él, así lo llevaría siempre consigo, atado a su cintura para sacarlo cuando lo necesitara. Recuerden que la mujer se había acostumbrado a vivir con el MIEDO. 
Autora: Karen Gould
Traducción y adaptación: Ángeles Díaz Rubín (Cuqui Toledo).
Tomado de http://herramientasestrategicas.blogspot.com.es/

Este cuento lo podemos  poner en relación con este vídeo (ya trabajado en clase.....)

Cortometraje “In Between” (En medio), de Gobelins. 


Con subtítulos en castellano AQUÍ

miércoles, 20 de enero de 2016

¿Quién se ha llevado mi queso?

Hablamos de cómo posicionarse  en relación a LOS CAMBIOS: Si "te mueven el queso" tendrás que flexibilizarte para encontrar "un nuevo queso".


Vídeo animado del libro "¿Quién se ha llevado mi queso?"



Puedes leer un resumen del libro AQUI


Comentarios después de la lectura del libro (por Emy)

"Apreciaciones personales en dos etapas de mi vida:

Etapa laboral:
 Este libro se publicó en 1998 y lo leí en  la Navidad del 2001: aún estando en época de bonanza, el mercado era muy competitivo, agresivo, Había que  levantar la persiana cada día, sorprender a quienes confíaban en tu marca, en tu producto, teniendo en cuenta que otros hacían lo mismo que tú. Llega un momento que no  puedes hacer más de lo mismo y como los demás. Como Fisgón y Escurridizo, muchos habían estado atentos a las señales.

Se imponía un cambio, la búsqueda de la diferenciación, del valor añadido. No se trataba sólo de sobrevivir, sino de existir siendo los mejores.

Siempre surge un cierto temor ante el cambio. En una gran empresa, nos encontramos con personas que, como en el libro, se adentran en el laberinto , tiran del carro, mientras otras se parapetan en la comodidad, se resisten, porque para ellas se trata de una convulsión.

Superado este temor , se precisa de una adaptación al cambio. Puede que la situación sea mejor. Esa posibilidad ha de convertirse en una realidad, en un estandarte para seguir adelante.Y si ,además, queremos ser los mejores.....la apuesta es clara.

Se potencia la proactividad, el optimismo, se apela a la creatividad, a la superación.

Queramos o no, el cambio llega, irremediablemente, ,y hay que vivir con ello, asimilarlo y consolidarlo. No hay nada más cambiante que el propio cambio.

Pero eso, no podemos colgar “ The end”, el cambio sigue siendo una constante, una premisa.

Etapa personal:
 13 años después, la lectura del libro me aporta una percepción diferente, más pegada a mi propio ser.

Me detengo en las dimensiones, en las capacidades de los personajes del libro: Hem y Haw, dos liliputienes, representan al ser humano, a mi misma.La mínima expresión física pero con la capacidad/incapacidad y razonamiento que se nos otorga,

Fisgón y Escurridizo, dos ratones, sin el razonamiento de los humanos pero con una natural predisposición al cambio, a la supervivencia. Lo evidencian sin prejuicios.

Quiero pensar que por los años , por ese sentirte bien contigo misma, y no tanto por una postura cómoda y acomodada., no veo una evidente necesidad de cambio ni espero resultados inmediatos o drásticos a cualquier actuación en este sentido.

Consciente de que nadie es perfecto, constato que he trabajado para mejorar ciertos aspectos de mi vida y de mi forma de ser. Me siento bien, me adapto a la tendencia que marca mi devenir, hago constantemente las paces con mis emociones,derribando mis inseguridades. Modifico mi forma de actuar en tanto y cuanto el entorno me lo sugiere o reclama y  considero oportuno, primero para mi y, por ende, para los demás. Aunque confieso que no siempre cumplo la regla de buscar lo mejor para mí y me aferrro a otras ataduras o prioridades.
Habré de trabajar más la asertividad.

En cada despertar, yo también levanto mi persiana … pero ya tengo un mando automático".

lunes, 11 de enero de 2016

"El valioso tiempo de los maduros"

"Conté mis años y descubrí, que tengo menos tiempo para vivir de aquí en adelante, que el que viví hasta ahora…
Me siento como aquel niño que ganó un paquete de dulces: los primeros los comió con agrado, pero, cuando percibió que quedaban pocos, comenzó a saborearlos profundamente.





Ya no tengo tiempo para reuniones interminables, donde se discuten estatutos, normas, procedimientos y reglamentos internos, sabiendo que no se va a lograr nada.
Ya no tengo tiempo para soportar a personas absurdas que, a pesar de su edad cronológica, no han crecido.
Ya no tengo tiempo para lidiar con mediocridades.
No quiero estar en reuniones donde desfilan egos inflados.
No tolero a manipuladores y oportunistas.
Me molestan los envidiosos, que tratan de desacreditar a los más capaces, para apropiarse de sus lugares, talentos y logros.
Las personas no discuten contenidos, apenas los títulos.
Mi tiempo es escaso como para discutir títulos.
Quiero la esencia, mi alma tiene prisa…
Sin muchos dulces en el paquete…
Quiero vivir al lado de gente humana, muy humana.
Que sepa reír, de sus errores.
Que no se envanezca, con sus triunfos.
Que no se considere electa, antes de hora.
Que no huya, de sus responsabilidades.
Que defienda, la dignidad humana.
Y que desee tan sólo andar del lado de la verdad y la honradez.
Lo esencial es lo que hace que la vida valga la pena.
Quiero rodearme de gente, que sepa tocar el corazón de las personas…
Gente a quien los golpes duros de la vida, le enseñó a crecer con toques suaves en el alma.
Sí… tengo prisa… por vivir con la intensidad que sólo la madurez puede dar.
Pretendo no desperdiciar parte alguna de los dulces que me quedan…
Estoy seguro que serán más exquisitos que los que hasta ahora he comido.
Mi meta es llegar al final satisfecho y en paz con mis seres queridos y con mi conciencia.

Espero que la tuya sea la misma, porque  de cualquier manera llegarás....."


Tenemos dos vidas y la segunda comienza cuando te das cuenta que sólo tienes una.

Mario de Andrade 
Poeta, novelista, ensayista 

y musicólogo brasileño













domingo, 15 de noviembre de 2015

CUENTOS PARA "AUTOESTIMARSE"

El cuento de la vasija agrietada es  bien aleccionador  en relación a  "cómo podemos hasta sacar provecho de lo que aparentemente son nuestras limitaciones".... 



Más cuentos de la colección CUENTOS CON ALMA


Otro cuento (EL ANILLO) que nos habla DEL VALOR DE LAS PERSONAS    narrado por Jorge Bucay




¿Por qué nos empeñamos en  dar crédito a la valoración  que hacen los demás de mi si ellos no "son expertos"?

domingo, 25 de octubre de 2015

METÁFORAS EN ECOLOGÍA EMOCIONAL

El modelo de ECOLOGÍA EMOCIONAL  que proponen  Jaume Soler y Mercé Conangla emplea de forma habitual en su formación el uso de las metáforas y de los cuentos.
La ecología emocional es “el arte  de gestionar nuestros afectos de tal forma que su energía promueva conductas que aumenten nuestro equilibrio emocional, favorezcan el desarrollo de nuestra capacidad de adaptación positiva, la mejora de nuestras relaciones interpersonales y el respeto y el cuidado de nuestro mundo”.
Visita la web del Institut de Ecología Emocional...

 

Apuntes de ECOLOGÍA EMOCIONAL pdf  DESCARGAR

                                          Entrevista a Merce Conangla y Jaume Soler  donde se explica                                                                                   el modelo de ECOLOGÍA EMOCIONAL


Podríamos decir que este modelo en sí mismo es "una METÁFORA" al extrapolar los conceptos de la ecología ambiental al contexto del mundo emocional de las  personas y de sus relaciones. Así se habla de...  "sostenibilidad emocional, fuentes de energía,  clima emocional, contaminantes emocionales, basura  emocional,  reciclar sentimientos, ..."

En su libro "Aplícate el cuento" dicen de las metáforas, cuentos o fábulas ...."son llaves que abren puertas y ventanas en nuestra mente, y amplían nuestra visión del mundo; son preguntas lanzadas como semillas de cambio a  lo más profundo de nuestro interior; son puentes que unen nuestra mente, nuestro corazón y nuestra alma; medicina sin efectos secundarios; vitaminas  emocionales amplificadoras de nuestros sentidos. (...) son materiales profundamente ecológicos, totalmente reciclables, sin caducidad, limpios, flexibles y adaptables a culturas y contextos de lo más diverso." 


Vídeos de presentación y varias metáforas


Kolam con Mercé Conangla