miércoles, 15 de noviembre de 2017

CUENTOS PARA "AUTOESTIMARSE"

El cuento de la vasija agrietada es  bien aleccionador  en relación a  "cómo podemos hasta sacar provecho de lo que aparentemente son nuestras limitaciones".... 



Más cuentos de la colección CUENTOS CON ALMA


Otro cuento (EL ANILLO) que nos habla DEL VALOR DE LAS PERSONAS    narrado por Jorge Bucay




¿Por qué nos empeñamos en  dar crédito a la valoración  que hacen los demás de mi si ellos no "son expertos"?

miércoles, 8 de noviembre de 2017

MI VIDA COMO UN ÁRBOL

EJERCICIO  DE AUTOCONOCIMIENTO

{Ahora soy un árbol grande, robusto, frondoso y, eso sí, caduco. Ahora doy "buenos frutos", sirvo de cobijo a las aves y doy buena sombra a las personas. He madurado y  en mi corteza han quedado las huellas de las inclemencias
y del tiempo. Pero no siempre fui así:
No sé quien me plantó un día. Yo no decidí nacer en ese momento  ni en ese lugar. A mi "me plantaron".
Sólo sé que al principio era pequeño y débil  y necesitaba muchos cuidados: abundante agua y sol. En ocasiones alguien me abonaba y me quitaba las malas hierbas. En otros momentos, algunas manos expertas me podaban- no sin dolor- para poder desarrollarme todavía mejor. El viento y las plagas fueron modelando mi talle. Mis raíces fueron abriéndose paso entre los estratos del subsuelo en búsqueda de preciado fluido. Mis ramas y mi follaje se levantaron poderosas hacia el dios sol.
Pasaron algunos años antes de que las florecillas incipientes se convirtieran en frutos ridículos al principio. Luego, por fin, me sentí poderoso y capaz de ofrecer mis frutos carnosos y maduros.  Ni el viento, ni  las inclemencia, ni las plagas podrían conmigo: Soy un árbol robusto, fuerte, independiente y maduro.}




A partir de este relato,  piensa en tu vida....

¿Cómo era la tierra donde te desarrollaste?
¿Quién te abonaba  y cuidaba  de pequeño?
¿Qué cuidados necesitabas de pequeño?
¿Qué o quienes eran las plagas y las malas hierbas?
¿Quién te podaba "con dolor"?
¿Cuándo y cómo empezaste a buscar el agua por tu cuenta?
¿Cómo son  tus raíces?
¿Cuáles son tus raíces?
¿Cuáles son las huellas que ha dejado tu vida en  tu corteza?
¿Cómo es tu corteza?
¿Cómo son tus ramas?
¿Cómo enfrentas las inclemencias y las plagas?
¿Cuáles son tus frutos?
¿Estás maduro/a?....¿Eres una persona madura?

domingo, 5 de noviembre de 2017

LAS DOS GOTAS DE ACEITE

¿Cuál es el Secreto para La Felicidad?

Cierto mercader envió a su hijo al más sabio de   todos los hombres para aprender el secreto de la felicidad. El muchacho anduvo muchos dias por el desierto, hasta que llegó a un castillo, que se encontraba en lo alto de una montaña. El sabio que el muchacho buscaba vivía allí.
Sin embargo, en vez de encontrar a un hombre santo, nuestro héroe entró en una sala y vio una actividad inmensa; mercaderes que entraban y salían, personas que conversaban por los rincones, una pequeña orquesta tocando suaves melodías y había una mesa cubierta con los platos más deliciosos de aquella región del mundo. El sabio conversaba con todos y el  muchacho tuvo que esperar dos horas para ser atendido.

El sabio escuchó el motivo de la visita del muchacho y le dijo que en es momento no tenía tiempo de explicarle el secreto de la felicidad. Le sugirió que se diera un paseo por su palacio y volviera después de dos horas.
"Quiero pedirte un favor" dijo el sabio, entregando al muchacho una cucharilla en la que dejó caer dos gotas de aceite. "Mientras vas caminando, lleva esta cucharilla sin permitir que se derrame el aceite".

El muchacho comenzó a subir y bajar las escalinatas del palacio, manteniendo siempre los ojos fijos en la  cucharilla. Cuando pasaron las dos horas, regreso con el sabio.
Entonces preguntó el sabio:
"¿Has visto las tapicerías de Persia que hay en mi comedor?" ;"¿Viste el jardín que el maestro de jardineros se tardó cien años para plantar?";"¿Te diste cuenta de los bellos pergaminos de mi biblioteca?"

El muchacho, avergonzado, confesó que no había visto nada. Su única preocupa-ción era no derramar las gotas de aceite que el Sabio le había confiado.
-“ Vuelve, pues, y conoce las maravillas de mi mundo”, dijo el Sabio. “No puedes confiar en un hombre si no conoces su casa.”

Ya más tranquilo, el muchacho cogió la cucharita y volvió a pasear  por el palacio, fijándose esta vez en todas las obras de arte que pendían del techo y de las  paredes. Vio los jardines, las montañas en  derredor, la delicadeza de las flores, la exquisitez con que cada obra de arte estaba  colocada en su sitio. Al regresar al lado del Sabio, relató con pormenores todo lo que  había visto.
- Pero, ¿dónde están las dos gotas de aceite que te confié? preguntó el Sabio.
Mirando hacia la cucharilla, el muchacho se dio cuenta de que las había derramado.
"Pues ése es el único consejo que te puedo dar" .

El más sabio de los sabios le dijo al muchacho, este es el único consejo que te puedo dar:


"El secreto de la felicidad está en mirar todas   las maravillas del mundo sin olvidarte nunca de las dos gotas de aceite de la cucharita".



sábado, 28 de octubre de 2017

DARSE CUENTA

Este cuento está inspirado en un poema de un monge tibetano, Rimpoche, y que reescribí según mi propia manera de decir, para mostrar una característica más de nosotros, los humanos.
  
Me levanto una mañana,
salgo de mi casa,
hay un pozo en la vereda,
no lo veo,
y me caigo en él.
 
Día siguiente...
salgo de mi casa,
me olvido que hay un pozo en la vereda,
y vuelvo a caer en él.
 
Tercer día,
salgo de mi casa tratando de acordarme
que hay un pozo en la vereda,
sin embargo,no lo recuerdo,
y caigo en él.
 
Cuarto día,
salgo de mi casa tratando de acordarme
del pozo en la vereda,
lo recuerdo,y no veo el pozo
y caigo en él.
 
Quinto día,
salgo de mi casa,
recuerdo que tengo que tener presente
el pozo en la vereda
y camino mirando el piso,
y lo veo y a pesar de verlo,
caigo en él.
  
Sexto día,
salgo de mi casa,
recuerdo el pozo en la vereda,
voy buscándolo con la vista,
lo veo,
intento saltarlo,
y caigo en él.
 
Séptimo día,
salgo de mi casa,
veo el pozo,
tomo carrera,
salto, rozo con las puntas de mis pies el borde del otro lado,
pero no es suficiente y, caigo en él.
 
Octavo día,
salgo de mi casa,
veo el pozo,
tomo carrera,
salto,¡llego al otro lado!
Me siento tan orgulloso de haberlo conseguido,
que festejo dando saltos de alegría...
Y al hacerlo, caigo otra vez en el pozo.
 
Noveno día,
salgo de mi casa,
veo el pozo, tomo carrera,
salto,
y sigo mi camino.
 
Décimo día,
me doy cuenta
recién hoy
que es más cómodo
caminar...
por la vereda de enfrente.

De "Cuentos para pensar"   Jorge Bucay



 










Visita en Más Psicología Por Favor  AUTOCONOCIMIENTO

domingo, 22 de octubre de 2017

Cuentos para pensar sobre EL CAMBIO

Fábula de La rana y el alacrán

   Cuenta una vieja historia, que en un país distante se  encontraba una rana junto a un bello estanque. Esta se disponía a entrar cuando de repente apareció un alacrán y le  dijo:
-Amiga rana ¿que haces?, y la rana le respondió:
-Estaba   a punto de entrar en  el estanque, ya que mis hijos me esperan  ahí.
El alacrán volvió a hablar:
-Amiga rana, no seas mala  y  hazme un gran favor: llévame al otro lado del estanque sobre tu lomo, ya que yo no puedo cruzar por mis propios   medios.
La rana con un poco de temor le contestó:
-Eso no  puede ser posible, ya que tú  eres  un alacrán y me picarías sin  duda alguna.
-Confía en mi -replicó el alacrán- puesto que quiero un favor  no te picaré   y además si yo te picará, me ahogaría yo también pues , como te he dicho, no sé nadar.
Ante esas explicaciones la rana asintió
-Está bien, confío en ti.
El alacrán subió al lomo de la rana y comenzaron a cruzar  juntos el estanque, pasando un poco más de la mitad del   estanque el alacrán levantó la cola y la ensartó en el lomo de  la rana.
La rana  herida  se giró a ver al alacrán y le   preguntó:
-¿Porque lo hiciste alacrán?, tú lo habías  prometido.
 Y el alacrán confundido y lleno de pena respondió mientras se ahogaba:
 -No sé por  qué lo hice, ¿será porque soy alacrán?. Mi naturaleza es picar.
Diciendo esto murieron los dos ahogados en mitad del estanque.


Puedes escuchar la fábula aquí...



Cuento: El alacrán y el maestro
Un maestro de la sabiduría paseaba por un bosque con su fiel discípulo, cuando vio  cómo un alacrán chapoteaba moribundo en una gran charca.
Se acercó a socorrerlo ante el asombro del discípulo:
-      ¿Cómo vas a ayudar a un alacrán?. El te picará sin dudarlo.
El maestro seguía en su empeño de salvar al vida al pobre alacrán. Ayudándose de una caña intentaba sacarlo del charco. Mientras tanto el alacrán se revolvía e intentaba picarle con su aguijón.
Su discípulo no entendía su empeño:

-      No merece la pena el esfuerzo. Los alacranes son desagradecidos y cuando pueda te picará.
El viejo sabio no atendía a las razones de su discípulo   e intentaba  sacar al alacrán de la charca  sin  ser picado.  Así estuvieron largo tiempo hasta  que la insistencia del maestro se vio recompensada y el alacrán  salió corriendo del agua.
De nuevo el discípulo le preguntó perplejo:
-      ¿Por qué  salvaste al alacrán de su destino?
El maestro se tomo  un tiempo para responder y luego le dijo:
-  La naturaleza del alacrán es picar, y la mía es salvar. Cada  uno hemos hecho lo que debíamos hacer.


jueves, 14 de septiembre de 2017

CUENTOTERAPIA: RECÉTAME UN CUENTO

Interesante  artículo que  habla de los usos de los cuentos en educación infantil y  con personas adultas.
http://www.heraldo.es/noticias/suplementos/salud/

Los personajes mágicos de las fábulas infantiles sirven a los expertos en la llamada cuentoterapia, para tratar problemas psicológicos y emocionales de pequeños y mayores.
Autora: Paz Gómez 03/05/2014


Necesitamos matar al dragón, vencer al lobo y ser princesas que liberan a príncipes en apuros. El dragón simboliza lo que no nos gusta de nosotros, los defectos que nos avergüenzan y torturan. El fiero lobo representa a las personas malas, esas que ahora se llaman tóxicas, que nos acechan en algún momento de nuestras vidas y a las que hay que saber identificar y esquivar. Una heroína que ayuda a un príncipe durmiente encarna la liberación femenina y la independencia emocional.

Todos nos podemos identificar con uno de estos personajes de cuento infantil si analizamos nuestros problemas emocionales. Es sencillo interiorizar sus valores, su simbolismo, y sentir que ese protagonista de una historia fantástica que nos devuelve a la infancia se asemeja mucho a nuestra versión adulta. Es un poder sanador que poseen las fábulas que nos contaban de niños y que la psicología ha convertido en terapia para tratar el alma herida de mayores y pequeños.

Cuentoterapia

Así se llama esta escuela terapéutica. Un término que acuñó hace más de 20 años Lorenzo Hernández Pallarés cuando trabajaba en una escuela infantil de Lorca (Murcia) con alumnos de 0 a 3 años. "Siempre me gustaron los cuentos, pero empecé en aquella época a analizar su capacidad para mejorar la salud mental ?recuerda este psicólogo?. Me dediqué a interpretar los relatos con diccionarios de símbolos, a archivarlos por temáticas y a organizar talleres de formación". Todo ese trabajo dio paso a una asociación de cuentoterapeutas (www.cuentoterapia.com) que ya suma cerca de 200 profesionales entre psicólogos, maestros, trabajadores sociales e incluso payasos de hospital de todo el país.

No todas las aventuras son válidas. Hernández Pallarés precisa que "deben ser cuentos maravillosos. Tienen que contener personajes mágicos y, como decía Tolkien, con un final eucatrastófico: un desenlace bueno para que el paciente sienta que hay solución al problema emocional que encarna el mago, el monstruo, el fantasma, el objeto fantástico o el protagonista que vive un acontecimiento mágico".

El fundador de esta escuela psicológica en España prefiere los cuentos populares españoles que le leía su abuela, como 'Blancaflor' o 'Estrellita de oro y rabo de burro', desplazados por las versiones edulcoradas que la factoría Disney ha realizado con los clásicos de los Hermanos Grimm y Hans Christian Andersen. "Las aventuras con virtudes terapéuticas son polisémicas, encierran muchos significados. Son como las muñecas rusas, las 'matrioskas': dentro de cada grupo de símbolos y de cada interpretación encontramos otra y otra".

El ejemplo idóneo es el cuento de 'Los Tres Cerditos'. "¿Por qué les gusta tanto a los niños esta historia? Se podría pensar que es porque pone en valor el esfuerzo del cerdito que hace su casa de ladrillo, pero hay un significado aún más relevante para los pequeños: se vence al lobo que encarna la agresión a la intimidad, que intenta entrar en sus casas y dañarles. Los pequeños sienten que su espacio no es respetado y se encuentran con lobos que deben saber identificar como tales y defenderse. Por eso aplauden instantáneamente cuando es derrotado. El lobo no puede acabar bailando con los protagonistas o sentado a la mesa de celebración. Eso es equívoco", explica María Valgo, psicóloga, cuentoterapeuta y autora del cuento 'Lo que puede llegar a ser' (Alfaqueque Ediciones).

A cualquier edad
El relato mágico infantil es capaz de derribar los muros que desarrollamos de adultos. Ana Ramos, una maestra de 26 años, llegó a la cuentoterapia porque su terapeuta se lo aconsejó. "Con la terapia convencional no acababa de abrirme, de avanzar. Y ahora estoy 'enganchada' y quiero ser formadora. Los cuentos logran que interiorices el problema sin darte cuenta. Al principio crees que la historia no va contigo y poco a poco la vas interiorizando. Se produce un autodescubrimiento".

La crueldad señala las emociones negativas
"Si la sociedad conociera la verdadera historia de la Sirenita, y no la versión almibarada de Disney, quizá no se afirmaría tan apresuradamente que los cuentos clásicos son machistas", lamenta Lorenzo Hernández Pallarés, fundador de la asociación de cuentoterapia. La protagonista que creó Andersen nunca se casa con el príncipe: él contrae matrimonio con otra y la Sirenita se suicida, convirtiéndose en espuma de mar. Pero el Sol la transforma en un espíritu y es acogida por las hijas del aire hasta la eternidad.

Una investigación del papel de la mujer en los cuentos realizada por profesores de Almería durante el curso 2000-2001 concluyó que los relatos tradicionales eran patrimonio femenino porque la literatura estaba en manos de los hombres y ellas inventaban y transmitían oralmente las historias mágicas. Además, en adaptaciones recientes, las protagonistas femeninas fueron sustituidas por héroes masculinos, como el caso de 'El príncipe durmiente', un cuento popular español en el que una chica valiente es quien lucha por rescatar a un joven. Y lo mismo ocurre con su supuesta crueldad: el asesinato, el castigo o el destierro sirven para identificar las emociones negativas y sus consecuencias, como defiende Hernández Pallarés.


Raquel Ruiz, maestra en el colegio de Educación Infantil de Murcia, está tan convencida de las virtudes de los cuentos en el desarrollo emocional de sus alumnos de 4 años que ha conseguido financiación para su proyecto. Escribió un cuento protagonizado por Verdi, un monstruo afable que emplea para que los pequeños superen el miedo a las bestias fantásticas de su imaginación. El resultado es que Verdi se ha convertido en una mascota que adoptan encantados por turnos.

Tambien te puede INTERESAR...

Los cuentacuentos, la narración oral y la cuentoterapia.

domingo, 18 de junio de 2017

Necesitamos cuentos para "despertar"


"Cuentos para caer en la cuenta" es el título de un curso sobre PSICOLOGIA de la Universidad Popular de Zaragoza. Los propósitos del mismo son:
1- Promover en los participantes el interés por las temáticas que son el objeto de la PSICOLOGÍA.
2-  Favorecer  un mayor AUTOCONOCIMIENTO PERSONAL  de los/las participantes a través de la reflexión y el análisis de textos sencillos: cuentos, metáforas y citas.




Con la lectura y el análisis de determinados cuentos se pretende facilitar el DARSE CUENTA  sobre aspectos sustanciales de la comprensión de uno mismo y de los demás. Se irán tratando algunos temas centrales de la  PSICOLOGIA tales como  LA IMPORTANCIA DEL AUTOCONOCIMIENTO, NECESIDAD DE CAMBIO Y SUPERACIÓN, LA AUTOESTIMA, CÓMO FUNCIONAN LAS EMOCIONES,  LAS ACTITUDES HACIA LOS DEMÁS, FORMAS DE COMUNICARSE,  QUÉ ES LA FELICIDAD, PENSAMIENTO Y OPTIMISMO,.....

Ejemplos de Cuentos para  tratar diferentes temas:

Cuentos que tratan de las EMOCIONES:
 Cuentos que hablan del CAMBIO



Visita en el propio  blog....