sábado, 25 de abril de 2015

CUENTOS PARA "PERSONAS IRACUNDAS"

Una persona enfadada lo último que desea escuchar es.... UN CUENTO. Sin embargo en esta entrada traigo algunos relatos que pueden servir para "hacer pensar" sobre  las consecuencias, lo inaceptable e inútil que suelen ser este tipo de reacciones y cómo se pueden abordar los problemas con los demás de "forma  diferente".
"Siempre tendremos razones para estar enfadados, pero esas razones, rara vez serán buenas" Benjamin Franklin

El cuento: EL COLECCIONISTA DE INSULTOS

En los días que corren es conveniente cederle un espacio a esta alegoría budista que transcribe Paulo Coelho y que hará pensar a muchos.
Cerca de Tokio vivía un gran samurai, ya anciano, que se dedicaba a enseñar el budismo zen a los jóvenes. A pesar de su edad, corría la leyenda de que era capaz de vencer a cualquier adversario. Cierto día un guerrero conocido por su total falta de escrúpulos pasó por la casa del viejo. Era famoso por utilizar la técnica de la provocación esperaba que el adversario hiciera su primer movimiento y, gracias a su inteligencia privilegiada para captar los errores, contraatacaba con velocidad fulminante. El joven e impaciente guerrero jamás había perdido una batalla. Conociendo la reputación del viejo samurai, estaba allí para derrotarlo y aumentar aún más su fama.
Los estudiantes de zen que se encontraban presentes se manifestaron contra la idea, pero el anciano aceptó el desafío. Entonces fueron todos a la plaza de la ciudad, donde el joven empezó a provocar al viejo. Arrojó algunas piedras en su dirección, lo escupió en la cara y le gritó todos los insultos conocidos, ofendiendo incluso a sus ancestros. Durante varias horas hizo todo lo posible para sacarlo de sus casillas, pero el viejo permaneció impasible. Al final de la tarde, ya exhausto y humillado, el joven guerrero se retiró de la plaza.
Decepcionados por el hecho de que su maestro aceptara tantos insultos y provocaciones, los alumnos le preguntaron:
-¿Cómo ha podido soportar tanta indignidad? ¿Por qué no usó su espada, aun sabiendo que podría perder la lucha, en vez de mostrarse como un cobarde ante todos nosotros?
El viejo samurai repuso:
-Si alguien se acerca a ti con un regalo y no lo aceptas, ¿a quién le pertenece el regalo?
-Por supuesto, a quien intentó entregarlo -respondió uno de los discípulos.
-Pues lo mismo vale para la envidia, la rabia y los insultos añadió el maestro-. Cuando no son aceptados, continúan perteneciendo a quien los cargaba consigo.



 Nadie nos agrede o nos hace sentir mal: somos nosotros los que decidimos cómo sentirnos. No culpemos a nadie por nuestros sentimientos. Somos los únicos responsables de ellos. 
-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

jueves, 9 de abril de 2015

CUENTOS "DE VERDAD"




Se ha suscitado en clase algunos debates  muy interesantes en relación a la conveniencia o no de DECIR  LA VERDAD en la relaciones sociales y con  el objeto de  "generar más reflexión" os propongo estos dos cuentos de Jorge Bucay de su libro "Déjame que te cuente"


"El detector de mentiras"

LA TIENDA DE LA VERDAD de Jorge Bucay


Al hilo del tema....

¿Qué es el SINCERICIDIO? (Jorge Bucay es uno de los primeros en hablar del "sincericidio")
Es el acto por el cual una persona, que creyéndose sincera, honesta o dueña de la verdad -cuando en realidad está siendo desconsiderada, carente de tacto e irresponsable verbalmente- comunica a otra cierta información, produciéndole una herida emocional significativa. Esta herida puede llevar años en sanar o lo que es peor aún: no sana nunca, deteriorando en muchos casos, gravemente la autoestima.
(para leer el artículo visita http://talleresdepsicologiapractica.blogspot.com.es/)



http://www.corazonesinteligentes.com/2014/10/el-sincericidio-i.html

Ver VIDEO sobre el tema de Pablo Antivero